6ª Concentracion de Canteras – Palencia

Debut de la Escuela de OUCRA Rugby Arroyo en el Encuentro de Canteras de Rugby, Palencia 8 de marzo de 2014.

Nueve de la mañana del sábado, los más pequeños del OUCRA Rugby Arroyo corretean nerviosos mientras sus padres y acompañantes apuran los matutinos cafés. ¡Todos a los coches que nos vamos¡ ; la caravana motorizada recorre la media hora que separa el Feudo Arroyano de los Campos de la Amistad en Palencia donde se celebra el encuentro de canteras de rugby organizado por el club palentino.

Nuestros peques debutaban en un encuentro de estas características, de ahí sus nervios y emoción, por primera vez van a jugar un partido “serio”. Buscamos nuestro sitio en la campa de la Amistad que se ha convertido en “campamento indio”, salpicada de mochilas, ropa y utillajes varios por doquier. Una vez asentados comienzan los ejercicios de calentamiento y de concentración, difíciles estos últimos con unos nanos capaces de jugar al rugby y a Warhammer a la vez que se intercambian protectores bucales.

Comenzaron los cruces de las distintas categorías en los que, nuestros grandes pequeñajos demostraron saber ganar y saber perder pero, sobre todo, demostraron estar asimilando perfectamente los valores fundamentales de amistad y respeto dentro y fuera del terreno de juego. Ganar o perder fue lo de menos pues su objetivo era jugar Rugby y por ello salían sonrientes de cada partido tras el correspondiente pasillo. Tan solo hubo caras largas en el encuentro contra el equipo salmantino y no fue por el resultado desfavorable, si no porque parece que algo está fallando en la educación y el respeto debido al rival por parte del equipo charro.

Los colores de las camisetas se mezclaban sobre el césped palentino en improvisados terceros tiempos infantiles. Corrían litros de refresco, patatas fritas, galletas y bocadillos para celebrar algo mucho más importante que la victoria o la derrota, para celebrar el RUGBY.

La anécdota del día la protagonizó el más pequeño de todos. Javi “Gordini” fue el único que se desplazó de su categoría y, para que el viaje no fuera en balde, se alistó como mercenario en las filas de El Salvador donde cumplió con sobrado coraje y entrega su cometido. Al finalizar el encuentro, el entrenador de El Salvador le plantea la idea de cambiar de colores para jugar en el equipo Chamizo, a lo que Javi responde sin dudar con un rotundo “No, yo solo juego en Arroyo porque es mi equipo de toda la vida”. No sabemos si en Arroyo o donde, pero esperamos que todos estos niños tengan una larga vida rugbística.

Gracias nanos por la estupenda mañana que nos habéis ofrecido y por las lecciones que nos dais a los mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.