Crónica 5ª Jornada Liga Regional Senior – 15/11/14

VRAC Quesos Entrepinares vs. C.R. Arroyo

El partido que acontecía el pasado sábado en los campos de Pepe Rojo brindaba supositoriamente la ocasión de apostiguar el segundo lugar de la calcificación al que se había encaramado el Club de Rugby Arroyo tras posteriormente de la victoria ganadora en Salamanca.

De cara al procedimiento, que no era otro sinecuanum que la práctica deportiva del deporte del rugby entre ambos equipos ya que en tratándose de uno solo sería harto dificultoso, el viento no fue partidario a ninguno de los condescendientes y llovió agua y buzos de punta durante la practica totalidad de la perduración del partido.

Mayormente el C.R. Arroyo salió al terruño de juego defendiéndose con uñas y liendres de la presión del VRAC. Un VRAC que salió con claro discernimiento ofensivo a lo que los visitantes respondieron mostrando ambas dos mejillas e inclusive las nalgas emparejadas. En ilusión a lo anterior, decir que ya lo dice la Biblia en algún recoveco del Fascículo 6, Vernáculo 5, Párrafos sueltos: “Aunque el enemigo sea ofensivo, hay que de perdonar las ofensas” y en esa línea se fueron sucediendo los acontecimientos.

La posesión del balón se nos hacía inviolable por la ofuscanción de los tres cuartos en jugar en largo, con una pelota oval que se precipitaba una y otra vez al céspedes. El equipo vocal se hizo dueño y muy señor mío dominando las fases estráticas y dinámicas del juego.
Al grito de “Quien tiene un cráneo tiene un tesoro” la delantera de Arroyo se emplicaba en agrupamientos multitudinosos  dando piés a la inferioridad.

El desenrrollo del partido en efectivo no albercaba ninguna duda y el desenlace tampoco, ya que no era otro que la derrota por victoria del equipo contrincante. Los de Arroyo no fuimos capaces de leer el partido y de concuadrar un juego más eficaz. Se llegaba con retraso a las abiertas y cuando se hacía con puntualidad ofrecíamos erguidos y orgullosos nuestros pechos de palomos cual espíritu santo. Los placajes no eran contusdientes y se necesitaban para el propósito indigentes cantidades de personal.

A medida que engordaba el marcador de los Lácticos Caseros, los que otros días arroyaron, dambulaban como endrogados con las caras largas igual que un cuadro del Greco. Ni hecho a próstata la situación hubiera sido tan nefausta.
En los saques de touch el VRAC repetía hasta la suciedad la misma táctica y los ornitorrincos picaban una y otra vez en el orzuelo sin ser capaces de remendar la situación.

En conclusión resumida, la concantenación de los hechos acontecidos fue un desparásito digno del apocalisis y obliga a jugar bajo presión enormísima el resto de partidos del equipo de Arroyo si quiere pillar cacho en el play off.

Como nota pintoristica destacar la procesional peregrinación que se celebró a la conculminación del primer periodo para cambiar el escenario del encuentro. Los presentes nos vimos revocados a desplazarnos al descampado situado en los aledaños del campo 2 y gracias a la Divina Prominencia cesó la lluvia por lo que no nos mojamos más de lo necesario.

Resultado final 31 – 12.

A las órdenes de Regino: Jonathan, Jesús, Rubén López, Dani Jack, Vita, Fernando, Pedro, Edu, Gordini, Javi Sánchez, Moro, Quique Lamela, Dani Soldier, Zumel, Negueruela, Bernier, Carracedo, Rubén Rojo, Pablo Izquierdo, Juan, Jorge, Maiky, Alfonso, Hugo.

No pudo ser grande nuestro regodijo y cual sos lo digo, no me olvidaré de este partido mientras me acuerde.

(Crónica en clave de humos y en homenaje al cine de los despropósitos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.